fbpx

Ana Fresia Fisioterapia Online

Ante una lesión… ¿Frío, o calor?

¿Qué harías ahora mismo, en caso de caerte y hacerte un esguince en el tobillo? ¿Y si llevas varios días con dolor muscular? Desde luego, habría que ver cada caso concreto para llevar a cabo un tratamiento adaptado, pero en cuanto a “apañarte en primer momento” se refiere… ¿Sabes si debes aplicar frío, o calor?

La aplicación de la temperatura como herramienta terapéutica se lleva usando desde hace muuuuchos años… Y tiene una ciencia detrás. Como he dicho antes, cada caso es un mundo, y hay que tener en cuenta muchos factores antes de plantear un posible tratamiento (o parte de él), pero te voy a contar algunas cosas que seguro, te vendrán genial par esa primera actuación más casera. 

 

FRÍO

Lo más recomendable es aplicarlo cuando la lesión es AGUDA, es decir, cuando han pasado menos de 72 horas (aproximadamente) desde que se produjo: golpes, luxaciones… 

Al aplicarlo, el frío provoca que los vasos sanguíneos se cierren, que disminuya la temperatura,… Y como consecuencia, que lleguen al sitio de la lesión menos agentes inflamatorios: es decir, menos “soldados” que van a combatir la lesión. Es por esto, que debemos tener cabeza, y usarlo solo para controlar una situación que consideremos emergencia. Que lleguen estos soldaditos al sitio de la lesión es algo positivo. Quiere decir que el cuerpo se está curando solo, así que, si podemos intentar evitar ponernos frío (porque tengamos acceso a personal sanitario de forma rápida) por muy molesta que sea la situación, ¡mejor!

 

CALOR

Si el frío estaba recomendado en lesiones agudas, con el calor, ¡ocurre todo lo contrario! Lo usaremos en casos de rigidez muscular o articular, dolor muscular por acumulación de tensión, etc.

Lo ideal es que la temperatura de la fuente de calor que vamos a aplicar oscile entre 34 y 36 grados centígrados. Vamos a provocar la dilatación de los vasos sanguíneos de la zona, facilitando así la circulación de la sangre: como consecuencia, llegarán más oxígeno y nutrientes, produciendo una recuperación del tejido, y aliviando el dolor.

 

"

Ana Fresia

⚫️ FISIOTERAPEUTA COLEGIADA 41-7512

⚫️ CONFERENCIANTE

⚫️ CONSULTORA

Trata tu dolor desde casa. Yo tengo las herramientas necesarias para que lo hagas. Y tú también: solo que aún no sabes cómo utilizarlas.