fbpx

Ana Fresia Fisioterapia Online

Ana Fresia Qué es la fibromialgia

¿Qué es la Fibromialgia?

Probablemente, esta es una pregunta que te hayas hecho más de una vez. Y las respuestas han sido demasiado variadas. Estoy segura de que, te has mareado dando vueltas por internet sin encontrar algo consistente a lo que agarrarte, cuando lo que buscabas, ¡era todo lo contrario! Pues bien, voy a brindarte ese lugar firme que buscabas.

Hoy día, hablar de fibromialgia, así tal cual, es sinónimo de meterse en un campo de minas: ¡nadie sabe lo que es con exactitud! Cada caso es un mundo, y cuando hay tanta variedad, ¿cómo se le va a poner un nombre común? Es lo que los sanitarios llamamos un “cajón de sastre”, donde van a parar muchos casos que se parecen, pero que nadie sabe qué son en realidad.

Por tanto, esto es lo primero que debes tener en cuenta: no te conformes con un diagnóstico de “fibromialgia”, y “pa’ tu casa”… ¡NO LO HAGAS! Lo que tienes va mucho más allá, y tienes derecho a comprenderlo. Lo que tú tienes, es un trastorno doloroso crónico discontinuo, generalizado, musculoesquelético, con un aumento de la sensibilidad a los estímulos dolorosos y con un bajo umbral del dolor, asociado a fatiga crónica y trastornos del sueño, y de origen idiopático.

Lo que viene a ser: sientes dolor por rachas, duermes poco y mal, cualquier actividad que antes era “normal” ahora puede llegar a convertirse en un infierno para ti. Estás continuamente cansada y con falta de energía… ¡Y no sabes por qué!

Todo surgió a raíz de un momento icónico en tu vida, quizás sin tú ser consciente de ello: hay quien se contagió de un virus que desencadenó esta enfermedad, y hay quien sufrió una situación traumática que no pudo gestionar. El caso es que sí, hay algo que lo ha desencadenado, y
puede que nunca sepas con exactitud qué fue.

Después de esto, tu cuerpo se vio forzado a liberar hormonas de forma continua y disparatada, para poder “sobrevivir”. Pensarás que estoy loca, que tú no estabas tan en peligro como para no poder sobrevivir a algo que a lo mejor ni sabes que pasó. Pues sí, cuando el cuerpo se siente en peligro, se desencadenan dentro de ti millones de reacciones, totalmente naturales y maravillosas, para hacer que tú, salgas victoriosa: estas reacciones son buenas, pero de esto hablaremos más adelante en otro artículo.

Pues bien. Por algún motivo, y debido al estrés que para tu cuerpo ha supuesto esta situación, esa guerra interna tuya se mantiene. Haciendo que el cuerpo comience a entrar en un estado de “standby”, en el que va a acomodarse durante bastante tiempo. Tu cuerpo se acostumbra a vivir en un estado poco saludable, y decide que es más fácil estar así, más cómodo. Como resultado, se producirá lo que llamamos SENSIBILIZACIÓN CENTRAL. Esto, amiga mía, es lo que tú tienes, el origen de todos tus males.

“Y ahora que ya empezaba a acostumbrarme al término fibromialgia.

¿Qué es esa sensibilización central?”. Pues es un estado del cuerpo en el que tus neuronas, reaccionan antes (y más) de la cuenta ante cualquier tipo de estímulo que te rodee, o ante cualquier sentimiento que puedas tener. ¿Y qué tienen que ver tus neuronas? ¡Mucho!

Vamos a partir de una situación normal. Imagina que estás cocinando, y accidentalmente tocas la olla con tu dedo, por la parte que quema. En ese momento, habrá una serie de sensores que capten esa información de calor excesivo, y la envíen al cerebro: el cerebro es quien decide si eso que acaba de pasar duele, o no. Debes saber, que no decide solamente según la información que le llega de la yema de tu dedo.

Tiene muy en cuenta otras cosas, como el contexto. Pero, en resumen, si tu sistema funciona como debe, vas a sentir dolor, y bastante.

En la sensibilización central, toda esta info que se manda al cerebro, es excesiva. Tus neuronas reaccionan ante estímulos que de normal, no deberían suponer un peligro: el leve roce de una sábana puede llegar a doler, porque las neuronas se encuentran en una alerta continua. Es por esto que hay ruidos que te resultan insoportables, olores que te provocan náuseas, alimentos con los que tienes digestiones eternas, o actividades
como conducir que ahora podrías comparar con el esfuerzo de subir una montaña.

Pero ¡¡STOP!! No te asustes, que no todo es malo. El cuerpo es sabio, y hay formas de domarlo. Redirigir tu Sistema Nervioso Central por el buen camino, no es tarea fácil, pero puede conseguirse, aunque sea de forma parcial. Este es el primer gran paso de tu proceso hacia el no-dolor: entender qué te ocurre, comprender a tu cuerpo, darte una respuesta.

Mimarte, y que sientas que tu cuerpo “no está roto”. Solo está sensibilizado, y quiere que lo escuches.

 

"

Ana Fresia

⚫️ FISIOTERAPEUTA COLEGIADA 41-7512

⚫️ CONFERENCIANTE

⚫️ CONSULTORA

Trata tu dolor desde casa. Yo tengo las herramientas necesarias para que lo hagas. Y tú también: solo que aún no sabes cómo utilizarlas.

4 comentarios en “¿Qué es la Fibromialgia?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *