fbpx

Ana Fresia Fisioterapia Online

Roturas fibrilares: qué son, cómo las puedes detectar, y por qué deben preocuparte

Las patologías musculares representan un problema muy importante en la sociedad; más concretamente, dentro del ámbito de la Medicina del Deporte, ocupan hasta un 42% frente a todas las demás (lesión de ligamentos, articular,etc). El músculo representa el 40% del peso corporal y en ocasiones, en el deportista un porcentaje superior. Es el motor del movimiento y por lo tanto quien más actúa en la práctica deportiva. 

Dentro de las lesiones musculares, tenemos una lesión muy importante: las ROTURAS FIBRILARES. Es de hecho considerada lesión muscular severa.

Y, ¿qué es exactamente una rotura fibrilar? Es una lesión que consiste en la ruptura de una o varias fibras del músculo. En la mayor parte de los casos, ésta se produce por un estiramiento del músculo más allá de su capacidad de elongación, aunque también puede producirse por una contracción violenta del mismo.

Hay que tener en cuenta que el músculo está formado por muchas fibras musculares, por lo que no será igual que se rompan algunas fibras, a que se afecte una parte importante del músculo. Se clasifican de hecho según el siguiente criterio:

Grado 1 o microrrotura: rotura de muy pocas fibras musculares. Se recupera en 3-15 días. Suelen resolverse por sí solas guardando unos días de reposo relativo (recordemos que la inmovilización completa NO es buena).

Grado 2 o rotura fibrilar: se rompen uno o varios fascículos musculares (siendo un fascículo muscular una agrupación de fibras). Se recupera en 3-8 semanas. Son lesiones más importantes que requieren un tratamiento fisioterapéutico adecuado para que la cicatrización del músculo sea la correcta, y no se sufran las típicas recaídas y molestias.

Grado 3 o rotura muscular: es la rotura casi completa, o total, del músculo. Son lesiones severas, que deben ser intervenidas en quirófano: posteriormente a la recuperación se debe realizar un trabajo de recuperación y readaptación encaminado a recuperar las propiedades del músculo.

¿Qué hago si sospecho que he sufrido una rotura fibrilar? ¿Cómo puedo detectarla?

Bien, lo primero que debes hacer es acudir a un especialista (fisioterapeuta o médico traumatólogo) para que valore si hay lesión, y el grado de la misma. De todas formas, es bueno que sepas cómo detectar una rotura fibrilar, para reaccionar desde primer momento respecto a esta lesión.

Si sufres una rotura durante la práctica deportiva, probablemente notarás un dolor vivo y repentino, localizado en un sitio específico del músculo lesionado; puede que te provoque impotencia funcional (que no puedas usar bien el miembro afectado) y tengas que parar la carrera, o quizás puedas terminar el entrenamiento o competición pero a un ritmo mucho más lento. Notarás que el dolor cede con el reposo (aunque si la lesión es grave, incluso descansando molestará), y aumenta con el movimiento, o al realizar fuerza. Si pruebas a estirar, también te dolerá, sobretodo en el punto de la lesión.

En caso de que efectivamente sea una rotura, prueba a presionar sobre ella; notarás una hendidura. Es además altamente probable que aparezca un hematoma (el «moratón» de toda la vida) sobre la zona lesionada. Y bueno, en caso de tu lesión sea de grado 3… No vas a tener que pensar mucho acerca de si tienes este tipo de lesión o no, verás claramente, una rotura enorme en tu músculo (signo del hachazo), y no podrás hacer nada con él. 

Y, ¿hay algo que te predisponga a sufrir este tipo de lesión? Pues sí. Un mal plan de entrenamiento, la insuficiencia de calentamiento antes de hacer ejercicio, una elasticidad muscular pobre por falta de rutina de estiramiento, la falta de alimentación equilibrada, un conflicto emocional, o la fatiga acumulada al final de una competición pueden hacer que tengas muchas más papeletas para sufrir este tipo de lesión. El frío y la humedad apoyan también el problema.

 

Todo esto puedes prevenirlo, y también tratarlo. Si te preocupa este tema, ¡no dudes en hablarme, y veremos posibles soluciones para tu caso concreto!

"

Ana Fresia

⚫️ FISIOTERAPEUTA COLEGIADA 41-7512

⚫️ CONFERENCIANTE

⚫️ CONSULTORA

Trata tu dolor desde casa. Yo tengo las herramientas necesarias para que lo hagas. Y tú también: solo que aún no sabes cómo utilizarlas.